El misteri dels porcs cantors

Roger Galofré Mercadé, veterinari de profesión, s’ha especialitzat en l’espècie porquina. Des dels seus inicis en l’administració, passant per una període de 13 anys desenvolupant transferència tecnològica en un centre d’investigació, a fins avui, en l’assessoria privada, sempre ha estat submergit en el món del porc i la seva problemàtica. Escriure històries, com ell diu, “És el complement ideal a un treball tècnic. Et permet desenvolupar la part creativa i, alhora, divulgar experiències.

Després de crear diverses novel · les d’altres temàtiques, l’autor ha decidit unir la seva professió amb la seva afició i transmetre al lector, d’una manera distesa i irònica, una realitat professional poc coneguda i, per cert, amb tendència a ser menyspreada. D’aqui ha sortitEl misterio de los cerdos cantores”.

L’autor exposa: “Sin embargo, el motivo principal para construir una inusual trama en una explotación porcina contemporánea y, a su vez, descubrir al lector un sector altamente profesional, es remover el acallado tema de la relación entre el hombre y el resto de los seres vivos. Esencialmente, en “El misterio de los cerdos cantores” emerge la idiosincrática valoración moral que emitimos según la proximidad genética de la víctima. Dicho de otra manera, ¿es permisible comer primates?, y ¿otros mamíferos?, ¿y aves, reptiles, peces, crustáceos, insectos…? ¿Dónde está el límite y bajo qué criterios se establece? Son preguntas que deberíamos intentar contestar cada uno. No sirve proclamar que no comemos animales, dimensionemos el concepto.

También en esta novela se evidencia la hipocresía del homo depredador y del homo consumidor. Parece evidente que, aunque intentemos esconderlo, cuando tenemos hambre emerge nuestra naturaleza más animal y devoramos sin remordimientos. Y que, puestos en un escenario más acomodado, por mucho que exijamos el bienestar de los animales de producción, ¿estamos dispuestos a pagar el coste que esto representa?. Además, ya que hablamos de consumidores, también es preocupante la tendencia, de los que tenemos la suerte de vivir en el primer mundo, a invertir la escala de valores nutricionales. Por ejemplo, es absurdo que un litro de leche pueda llegar a valer menos que un litro de refresco sintético.
El autor detesta el maltrato animal pero quiere evitar que se ignoren ciertas evidencias de la mano de un complaciente desconocimiento.

Més info a la web “Coronel Pig

 

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s